Lavado a mano



En los altos cordeles de la ropa
las manchas de las prendas como heridas

que no curan: carmín, licores derramados,
las frutas que probamos con el ansia
y con la prisa del deseo.

Dejaron restos que ningún jabón
termina de borrar
(y ya me veo frotando a mano).
El viejo engaño de que todo acaba,
de que pasa el olvido al fin
su estropajo infalible,
de que las cañerías todo lo acogen.

Lava uno así con uñas rotas
y sufre la memoria que merece.

Invitaciones sospechosas, 2001
Juan Manuel Romero, amigo que acaba de ganar
el V Premio de Poesía Joven de Radio 3

2 comentarios:

Nobody's boy dijo...

Un poetazo. ¿Qué se sabe de él, además del premio que ha ganado? Hace que no lo veo...desde el verano pasado en Triana.

Juan Antonio Bermúdez dijo...

Pues yo también hace tiempo que no coincido con él, pero seguro que ahora en verano habrá ocasión. Besos.