Oficios: "De vita beata"



En un viejo país ineficiente,
algo así como España entre dos guerras
civiles, en un pueblo junto al mar,
poseer una casa y poca hacienda
y memoria ninguna. No leer,
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
y vivir como un noble arruinado
entre las ruinas de mi inteligencia.

Jaime Gil de Biedma
Poemas póstumos

Imagen: "Sea, sun and Marseille",
fotografía de Pierre Drap

6 comentarios:

Fedosy dijo...

En mi país lo ineficiente está a la orden del día, cíviles van quedando pocos, y la memoria, la memoria sí que la perdimos, porque siempre cometemos los mismos errores, grandes "tropecistas" somos.
Hay que pagar,inexorablemente hay que pagar, pagar con lo poco que nos queda, con el salario de la sal de nuestras heridas, con un ojo y con el otro, pagar al contado y al por mayor, pagar para seguir derribando las ruinas de la inteligencia.

Bonito poema que es has puesto. Me hizo meditar.

Salud.

Fedosy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MeKa dijo...

ay gil de biedma¡¡¡ quiso ser poeta y se convirtió en poesía¡¡¡

me lleva tantos recuerdos gil de biedma¡¡¡ muchas gracias por compartir ese poema¡¡¡

nimue dijo...

me uno a los agradecimientos. A veces sería un lujo vivir así. No siempre, claro, pero a veces...

el contrabandista dijo...

Qué bueno compartir cosas con vosotros. Aunque tienes razón, Nimué, yo tampoco podría vivir siempre así. Ni creo que Gil de Biedma, con lo gamberrete que fue, hubiese podido llevar esa vita beata. Es más bien la formulación de un sueño, de un deseo, atractivo precisamente por inasequible. Como muchas cosas.

angel dijo...

Grandioso poeta. "Las personas del verbo" es un libro imprescindible.