A veces la verdad está dentro



A veces la verdad está dentro
muy dentro y dan ganas
de golpearla contra la pared
a veces la verdad está dormida y se extiende el deseo
de tocarla con extrema suavidad
de susurrarle palabras de amor falso
a veces la verdad está suspendida del techo
y cae sobre nosotros cuando no la esperamos
a veces la verdad corre desnuda por las calles
y las autoridades piden calma a gritos
a veces
la verdad
parece que no existe
-las autoridades son felices
cuando parece que no existe la verdad.

Pedro del Pozo
Todas las puertas abiertas (2005)

Imagen: "Mujer ante la Bocca della Verità", grabado anónimo

6 comentarios:

K. Whitmore dijo...

Sugerencia sólo: su turno.
Rescata algo, anda (tiene permiso para mandarme lejos).

Juan Antonio Bermúdez dijo...

Pero... ¿cómo voy a mandarte lejos? Todo lo contrario. Se recoge la sugerencia y en breve será atendida.

Loruka dijo...

Otras veces, la verdad se muestra tan descafeinada y anodina que casi parece cualquier cosa. Lo juro.

Saludos.

Anónimo dijo...

vale juan, un abrazo

Juan Antonio Bermúdez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Antonio Bermúdez dijo...

Otra variante:

"La verdad es como la piedrecita
que se nos mete en el zapato
y que sólo nos sacamos
cuando llegamos a casa"

J.M. Gómez Valero, "El libro de los simulacros"

Saludos y abrazos, Loruka y usuaria desconocida