Flores verdes para Pippa Bacca



El mismo día en el que Berlusconi ganaba por mayoría absoluta las elecciones italianas, era localizado en Gebze (Turquía) el cadáver de Pippa Bacca. La primera noticia ensució todas las portadas. La segunda, pasó de puntillas por la sección de sucesos extravagantes.
Artista y activista de 33 años, Pippa había partido de Milán el 8 de marzo junto a su amiga Silvia Moro con la intención de recorrer varios países europeos y asiáticos en autoestop, en una performance que habían denominado "Spose in Viaggio" ("Novias en Ruta").
Durante todo su viaje, misión de paz sostenida en la confianza en la buena voluntad de los demás, iban vestidas con traje de novia, símbolo para ellas de unión con el otro ("un matrimonio con la tierra, con la paz, con la gente toda"). Al llegar a cada fin de etapa, Silvia bordaba algo en su traje y Pippa lavaba los pies de las matronas del lugar. El objetivo "material" de la acción: recopilar testimonios fotográficos y videográficos de la cultura común mediterránea. El recorrido previsto: Italia, Serbia, Bosnia, Bulgaria, Turquía, Líbano, Palestina, Israel, Siria.
En Estambul, Pippa y Silvia decidieron separarse y citarse unos días después en Beirut. La pista de Pippa se perdió. Fue violada, estrangulada y enterrada en las inmediaciones de Gebze. Su asesino, descubierto al utilizar el teléfono móvil de su víctima, confesó.
Las autoridades italianas han impedido que Pippa pueda ser enterrada en un ataúd verde (su color favorito), como pedían sus familiares y amigos. A los burócratas de Berlusconi no les parecía "apropiado". Pero esta mañana, en su funeral, una tela verde cubría el féretro y los miles de acompañantes llevaban flores verdes de trapo y de cartón.
En Turquía, los políticos y los editorialistas han hecho solemnes declaraciones de lamento y vergüenza. ¿Cambiarán las leyes y el tratamiento mediático para conseguir una situación real más igualitaria y un mayor respeto hacia las mujeres en Turquía (y de paso en otros países de su entorno, incluidos Italia y España)?
En la Europa del oeste, algunos a los que no merece la pena enlazar han querido utilizar este suceso terrible como símbolo de la supuesta candidez europea frente a la "amenaza" islamista. Otros, de paso, aprovechan para lucir al crítico de arte que todos llevamos dentro y rechazan el arte de estos jóvenes por su "beatería" y sus "nobles deseos". Otros llaman directamente a Pippa "suicida" y "gilipollas".
No sé, tal vez tengan razón.
A mí me ha conmovido conocer esta mañana la historia de Pippa Bacca. Y su misión de paz me parece mucho más heróica y más útil que estas otras promovidas por los organismos internacionales y la industria armamentística.

Imagen: Pippa Bacca en mayo de 2003 (foto que he tomado de su web)

5 comentarios:

Gata Vagabunda dijo...

Extravagante o demasiado soñadora, ¿realmente importa? Lo que está claro es quién es la víctima, y quién el agresor. Es inconcebible que alguien justifique de manera indirecta lo sucedido pretendiendo decir, de manera solapada, que le está bien empleado por haberse ido a recorrer lugares donde la vida no vale ni un céntimo. Me agota escuchar argumentaciones similares en tantas ocasiones con problemas graves, culpando a las víctimas de forma inaceptable.

Precioso post, tristísima historia.

Gracias.

juan antonio bermúdez dijo...

De nada, Gata. Besos.

Anónimo dijo...

http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_edicion=3167&id_firma=6350


para que voy a escribir nada mas si ahi queda todo dicho....

juan antonio dijo...

Y todo eso que queda dicho ahí, querido anónimo, ¿lo escribe el eminente señor Pérez recordando su arriesgadísima experiencia en blindados hoteles de cinco estrellas en Sarajevo desde los que novelaba el frente de guerra?
Sin duda, él debe saber de lo que habla cuando habla de no visitar sitios peligrosos.
Pero si alguna vez ejerció de verdad como corresponsal de guerra, ¿su supuesto heroísmo era más estúpido, menos o igual que el de Pippa Bacca?
Saludos.

Anónimo dijo...

Se nota que conoces de sobra lo que hacía Reverte como corresponsal, se nota que has visto crónicas suyas como las de este vídeo (http://www.youtube.com/watch?v=MJrJs2v0RAw) en las que aparece jugándosela junto a los soldados del bando perdedor que luchan con fusiles contra tanques, se ve que conoces bien aquella vez que desapareció en medio de un comnate y se le dio por muerto y apareció su esquela en los periódicos pero que luego reapareció: había estado un mes viviendo con los guerrilleros.
Y se ve que conoces que ningún corresponsal de guerra muere en los hoteles (http://www.elmundo.es/elmundo/2003/04/08/enespecial/1049789321.html)

Y sí que sabe de lo que habla cuando habla de sitios peligrosos, seguramente mucho mejor que Pippa Bacca, que tú y que yo. Su heroísmo no era ningún heroísmo al igual que lo de esta señora tampoco lo era, y la diferencia principal entre Reverte y Pippa Bacca es que él sabía que podía morir cualquier día trabajando y esta se creía que iba al país de la piruleta.