El mono gramático (22)

Ninguna pintura puede contar porque ninguna transcurre. La pintura nos enfrenta a realidades definitivas, incambiables, inmóviles. En ningún cuadro, sin excluir a los que tienen por tema acontecimientos reales o sobrenaturales y a los que nos dan la impresión o la sensación del movimiento, pasa algo. En los cuadros las cosas están, no pasan. Hablar y escribir, contar y pensar, es transcurrir, ir de un lado a otro: pasar. Un cuadro tiene límites espaciales pero no tiene ni principio ni fin; un texto es una sucesión que comienza en un punto y acaba en otro. Escribir y hablar es trazar un camino: inventar, recordar, imaginar una trayectoria, ir hacia... La pintura nos ofrece una visión, la literatura nos invita a buscarla y así traza un camino imaginario hacia ella. La pintura construye presencias, la literatura emite sentidos y después corre tras de ellos. El sentido es aquello que emiten las palabras y que está más allá de ellas, aquello que se fuga entre las mallas de las palabras y que ellas quisieran retener o atrapar. El sentido no está en el texto sino afuera. Estas palabras que escribo andan en busca de su sentido y en esto consiste todo su sentido.
El mono gramático (Octavio Paz, 1970)

Imagen: "Alfabeto Pollock" (tinta china sobre papel de arroz)
Pilar Reyes, 2002

4 comentarios:

(aka) Rodrigo Coll dijo...

Me gusta esa frase: "el sentido no está en el texto sino afuera". Recuerda a Eco y esa bella imagen de la literatura como una máquina perezosa. Saludos.

Juan Antonio Bermúdez dijo...

Sí, recuerda mucho a esa imagen. De lo que no estoy tan seguro es de si esa idea sólo puede aplicarse al texto narrativo, como creo que hace Umberto Eco en el contexto de esa cita, o a la literatura, como dice Octavio Paz aquí.
La escisión que plantea este texto, la presunta finitud de la imagen fija, en la materialización de lo que Paz llama "presencias" (como hallazgos), frente a la apertura de sentido de las palabras (como trayectos de una búsqueda), no sé si es tan absoluta.
Las palabras de "El mono gramático", al final, también están en busca del sentido que cada uno quiera, sepa o pueda darles.

Cristina dijo...

"El sentido no está en el texto sino afuera. Estas palabras que escribo andan en busca de su sentido y en esto consiste todo su sentido." Sublime, críptico y clarísimo Octavio Paz... Si, como dice él, la poesía es la mitad perdida del hombre, lo cierto es que leyendo su poesía nos damos cuenta de toda su grandeza...

Me ha gustado mucho el texto, así como la tónica del blog y el estilo... Yo también he estudiado periodismo, casualmente... Sólo que no ejerzo.

Ah, y me gustaría felicitar a la autora del cuadro, no se puede hacer un d'après Pollock tan fácilmente y además hacerlo bien!!!

Enhorabuena!

Juan Antonio Bermúdez dijo...

Gracias por los elogios, Cristina, yo también eché un vistazo a tu espacio sobre literatura y me parece muy interesante.
Comparto más o menos contigo la situación profesional. He terminando ejerciendo como periodista muy de tarde en tarde, sólo cuando no me queda más remedio. La blogosfera está llena de ex-periodistas o de periodistas que no ejercen. Da que pensar. Besos y bienvenida, ojalá te veamos de nuevo por aquí.